Daniel Barrio ©

Statement

 Me defino, antes que nada, como un pintor. Recurro a la pintura no sólo como técnica, sino como un medio que me permita articular discursos en torno a temas relacionados con el ser humano y sus circunstancias. La pintura es para mí un espacio de realización, terapia, mecanismo de liberación: una extraña catarsis.

Planteo un ejercicio pictórico de reflexión crítica respecto a como esta sociedad esta sujeta casi por entero a la mercantilización, a la tiranía de la aprobación dando igual el movimiento social, contracultural o periférico al que pertenezcas, la iconografía que generes siempre terminan en manos de las grandes industrias y en las garras de un mercado convertido en souvenir.

Empleo imágenes extraídas de la prensa y otros medios con el fin de enfatizar ese proceso discursivo que localiza el instante en el que a las imágenes se las despoja de sus contenidos primeros al ser usadas e insertadas en otros ámbitos de relación y de sentido. La cita de esas fuentes es sometida a una manipulación en términos pictóricos, que genera nuevas posibilidades de lectura. Propongo una obra que se convierta en relatoras de un exasperante escenario contradictorio que no es otro que el estado permanente de la cultura contemporánea.